Blogia
L a P e d r @ d a

El ALCA pende de un hilo

El ALCA pende de un hilo Ariel Florit. WDS

El ALCA parece pender de un hilo y no es solo por el furibundo enfrentamiento entre Brasil y Estados Unidos sobre sus objetivos, sino también por una corriente de desconfianza hacia una reunión en Miami, Florida, a fines de este mes que tiene como objetivo promocionar la ciudad como "capital" económica latinoamericana.

La empresa del diario Miami Herald cursó invitaciones a dignatarios de América Latina para que asistan a la denominada Conferencia de Presidentes de América, pero, según versiones norteamericanas, muy pocos mandatarios del área han aceptado asistir.

Entre los participantes se mencionan hasta el momento a Alvaro Uribe de Colombia, Lucio Gutiérrez, de Ecuador, Enrique Bolaño, de Nicaragua y Francisco Flores, de El Salvador. Se había incluido en la lista a Néstor Kirchner, de Argentina, pero su canciller Rafael Bielsa, acaba de anunciar en Buenos Aires, que su mandatario no irá.

Todo parece indicar que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, tampoco estará en la desnutrida conferencia y, en cambio, se anunció la presencia de dos de sus especialistas en América Latina, el cubanoamericano Otto Reich, asesor presidencial, y el ultraconservador Roger Noriega, Subsecretario norteamericano de Estado para asuntos del Hemisferio Occidental.

Hasta el momento ni Reich ni Noriega han tenido mucha suerte en sus manejos diplomáticos con Latinoamérica. Reich ha sido acusado de reaccionar siempre con demasiada virulencia cuando se trata de Cuba y de Venezuela. Sobre las mismas bases no ha tratado nada bien a gobiernos que siguen políticas independientes de Washington con respecto a La Habana.

Noriega, por los mismos motivos, obtuvo ya más de una crítica tanto por parte del gobierno argentino como por el venezolano, y no es bien visto tampoco en Brasil.

La conferencia, además, ha escogido un momento especialmente tenso para tratar sobre las perspectivas económicas del continente en momentos en que peligra de manera real la conformación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), apoyada con énfasis por Estados Unidos, y que debe alcanzar vigencia en fecha tan cercana como enero de 2005.

"Sin duda que la presencia de los presidentes sentará una tónica optimista y positiva rumbo al ALCA y ayudará a mejorar la imagen de Miami para la ronda ministerial de noviembre en esta ciudad", opinó Antonio Jorge,economista de la Universidad Internacional de Florida, citada por una agencia de noticias europea destacada allí.

Pero la declaración queda muy pálida si se tiene en cuenta que no solo Brasil -envuelto en una severa querella pública con Washington- ha manifestado dudas sobre el ALCA bajo la égida norteamericana.

Brasil se ha convertido en un franco abogado de los países en desarrollo y de su lucha por abrir los mercados agrícolas de Estados Unidos y Europa, y el ALCA cumpliría, en favor del mercado norteamericano, objetivos francamente antagónicos.

Estados Unidos quiere marginar del ALCA la posibilidad de restringir o eventualmente eliminar los subsidios agrícolas a la agricultura norteamericana, los cuales actúan como "dumping" contra las mercancías agrícolas latinoamericanas y especialmente de Brasil y Argentina.

Brasil quiere que Washington acepte discutirlos antes de negociar sobre otros temas, tales como regulaciones de inversión y patentes.

En medio de la discusión ha surgido el exabrupto estadounidense de sugerir que Brasil se puede ir con sus intenciones a otra parte, fuera del ALCA.

En ese contexto, el canciller argentino Bielsa anunció en Buenos Aires que Kirchner no irá a Miami, ni, por tanto, hablará anticipadamente de la reyerta en el ALCA.

Sobre esa área, dijo que sus negociaciones "avanzan con lentitud". Subrayó que "a veces es mejor llegar tarde y bien que a tiempo y mal", dando un respaldo indirecto a la posición brasileña de negociar exhautivamente el ALCA, y sugiriendo que este quizá no esté vigente para 2005."No me imagino un ALCA sin Brasil", precisó Bielsa.

Kirchner envió además una señal a Miami -ciudad que se estima bajo un gran control económico de cubanoamericanos extremistas- al señalar su canciller que el presidente "no tendrá ninguna reunión con grupos anticastristas, a menos que vengan a Buenos Aires".

La actitud argentina de negociar "codo a codo" el ALCA junto a Brasil debe haber perturbado la conferencia miamense aún antes de comenzar... con muy pocos presidentes.

____________________________________________

En debate el ALBA como alternativa al ALCA
Eduardo Tamayo
ALAI

La propuesta de conformar la Alternativa Bolivariana para América Latina y El Caribe, ALBA, en oposición al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, que supuestamente debe entrar en vigencia en el 2005, fue objeto de un rico debate en el Encuentro Internacional de la Resistencia y Solidaridad de los Pueblos Indígenas y Campesinos que se desarrolla con la asistencia de unos 3000 delegados (as) de América, desde el 11 al 14 de octubre.

La iniciativa del ALBA fue lanzada por el presidente venezolano Hugo Chávez Frías. Durante una sesión del Encuentro, la profesora de Economía de la Universidad Central de Venezuela, Judith Valencia, fundamentó esta propuesta, planteando que el ALBA no es una respuesta al ALCA en el sentido contrario, sino que es otra cosa: es vida, no es represión ni opresión, manifestó. "Los pueblos indígenas y campesinos, con la Constitución en la mano, proponemos a quienes resisten las posiciones pro-ALCA de sus gobiernos, un modo de abordar la vida, una manera de vivir, un ALBA para los pueblos hermanos", agregó..

El ALBA no es una posición que el gobierno de Venezuela presenta en la mesa de negociación del ALCA, es una cosa diferente: es un renacer, una esperanza, otra manera de vivir, porque el ALBA propone un renacer de los proyectos de vida que quedaron inconclusos, que fueron abortados, reprimidos por siglos, por décadas. "Es nuestro deseo que en el ALBA renazcan y se unan los sueños retenidos en el tiempo por la fuerza de las políticas invasoras y explotadoras, expansionistas y anexionistas de los capitalistas", manifestó Judith Valencia.

El ALBA, sin embargo, no es un proyecto elaborado y acabado porque es un proceso en camino, en acción, que todos los días se inventa, en el que deben participar todos los que "resisten a la humillación e insurgen dignamente".

"El ALBA es una visión del mundo desde nuestra América, que no comulga con la lógica imperial del ALCA, el ALBA se propone coagular el ALCA a nivel de gobiernos, que se queden los gobiernos con su ALCA, que los pueblos asuman su ALBA. Porque el ALBA es integrar las capacidades de los pueblos y sus territorios, para satisfacer las necesidades de los pobladores de estas tierras, necesidades de abrigo, de ocio, del cuerpo y de los espíritus de los deseos por venir, para hacer realidad la felicidad que es una construcción cultural".

El ALBA debe expresarse de diferentes maneras en los indígenas, en los campesinos, en los ciudadanos (as). "Desde finales del siglo XX, el globo se ha enmallado y fue enmallando a la Tierra, pero así mismo las multitudes se fueron poniendo de pie para defender su territorio, porque la primera A de ALBA es Área, y es muy importante que no se confunda con la primera A de Área del ALCA. La lucha es por el territorio: o se apropia el inversionista o lo ocupamos los pobladores, en eso radica la pelea", según la argumentación de la profesora que habló a nombre de la Coordinadora Agraria Nacional Ezequiel Zamora de Venezuela.

Por su lado, Rafael Alegría, dirigente del movimiento campesino mundial Vía Campesina, uno de los organizadores del Encuentro, apoyó la propuesta del ALBA, señalando que ésta tiene sustentación política, económica, ideológica, integracionista y solidaria.

"Yo creo que esa es la alternativa, por supuesto que hay que interiorizarla más en los debates a todos los niveles, pero yo creo que el ALBA abre la puerta para la sustitución del ALCA, porque el ALCA es un proyecto de las multinacionales norteamericanas, un proyecto anexionista , y el ALBA es un proyecto de liberación de los pueblos", agregó Alegría, quien añadió que, tras el fracaso global de la Organización Mundial de Comercio en Cancún, el imperio está buscando alternativas como los tratados regionales como el ALCA, pero si fracasa con el ALCA, contemplará las alternativas bilaterales de gobierno a gobierno.

Agregó que el ALCA es un proyecto que está fracasando, está empantanado, y todo lo están dejando para la próxima reunión ministerial del ALCA en Miami que se desarrollará del 17 al 22 de noviembre, "pero las fuerzas sociales nos estamos movilizando y dudamos que saquen resultados definitivos".

Por último, Nicia Maldonado, representante del Consejo Nacional Indio de Venezuela, CONIVE, dijo que le proyecto del ALBA hay que discutirlo, consensuarlo, para que sea fruto del pensamiento de la mayoría, y que en este debate deben participar los pueblos y los movimientos sociales que son los que deben definir el contenido del proyecto.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres